Un poema de nuestro compañero Felipe Sérvulo en la voz de Jesús Gutíerrez